todo sobre la mujer y la menopausia

Conciencia de tu suelo pélvico

0

El suelo pelviano es el conjunto de estructuras que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior. Sostiene toda la parte baja del abdomen, como un arco protector o una hamaca flexible de apoyo para la vejiga de la orina, el útero o matriz y el intestino inferior.  Si la musculatura del suelo pelviano se debilita no puede cumplir su función de soporte y los órganos de la parte inferior del abdomen se desplazan hacia abajo. Este cambio de posición favorece la aparición de incontinencia de la orina, sensación de pesadez en la vagina, prolapsos, etc. Esto hace que sea muy importante para la mujer mantener esta musculatura sana y fuerte.

La menopausia es un periodo fisiológico en la vida de las mujeres que se caracteriza por los cambios hormonales que en él acontecen.  La Organización Mundial de la Salud (OMS, 1994) la define como: “cese permanente de la menstruación, determinado de manera retrospectiva, después de 12 meses consecutivos de amenorrea, sin causas patológicas”. La edad media de presentación se establece en 48,5 ± 3,8 años. En este periodo la función ovárica desciende de manera progresiva, lo que conlleva una disminución paulatina de estrógenos y progestágenos, lo que conlleva cambios a nivel de todos los sistemas y repercute en mayor o menor grado en el bienestar físico y psíquico de la mujer.

A nivel del sistema músculo esquelético la menopausia conlleva grandes cambios. Disminuye el tejido óseo, el muscular, las fibras musculares se encojen, se deposita grasa entre ellas y pueden ser remplazadas por tejido fibroso más duro. También disminuye la fuerza muscular, el uso periférico de oxígeno, con lo que la capacidad de hacer ejercicio. Las fibras musculares tipo II, de acción rápida se ven más afectadas que las fibras tipo I de acción más lenta. Las motoneuronas reducen densidad. Todos estos cambios musculo-esqueléticos hacen que la menopausia sea una etapa en la que la mujer debe poner especial atención en los cuidados del suelo pélvico para prevenir las patologías asociadas a su deterioro.

Las medidas de prevención de suelo pélvico conllevan la combinación de diversas estrategias:

  • Conciencia postural. Indispensable para preservar el equilibrio del organismo y retrasar los cambios que conlleva la edad. En esta etapa hay que hacer especial atención a la estática lumbo-abdomino-pélvica.
  • Conciencia del suelo o diafragma pélvico que permita mantener su equilibrio, tono y funcionalidad.
  • Trabajo regular activo del suelo pélvico a través de ejercicios de Kegel o rutinas diarias con ejercitadores pélvicos.
  • Trabajo regular del suelo pélvico facilitado con ejercitadores pélvicos electrónicos (tipo ejercitadores Laselle o KegelSmart).

Estas estrategias han combinar la estática o equilibrio corporal y el trabajo regular de la musculatura de suelo pélvico. En el momento actual el entrenamiento muscular del suelo pélvico ha demostrado ser eficaz, con evidencia científica grado A, para prevenir la incontinencia urinaria en mujeres que no la padecen (Petros, 2016) y en mujeres que la padecen (Zubieta M, Carr RL, Drake MJ, Bø K., 2016). También se dispone de evidencia científica grado A, para la mejora subjetiva y objetiva de los prolapsos genitales con ejercicios de Kegel o de suelo pélvico (Li, 2016). El tiempo medio que se requiere para observar mejoría de la funcionalidad de suelo pélvico con trabajo regular activo de suelo pélvico con Kegels es de 6 meses (Neumann, Grimmer and Deenadayalan, 2006).

En el caso de que la mujer tenga cierre vulvar y un tono muscular que le permita mantener el ejercitador de Kegel en bipedestación, puede entrenar su suelo pélvico con rutinas de 10-20 minutos. Dado que los ejercitadores de Kegel presentan diferentes pesos le permite incrementar el trabajo muscular conforme su progreso y/o sus necesidades.

En el caso de que la mujer no tenga cierre vulvar y su tono muscular sea mínimo, puede entrenar su suelo pélvico con rutinas con los ejercitadores electrónicos tipo ejercitador Laselle o Kegel Smart, que se introducen en la vagina en sedestación y vibran en su interior, facilitando que la mujer tome conciencia de su suelo pélvico y pueda realizar el trabajo activo que requiere su mantenimiento.

Información gentileza de Intimina, expertos en ejercitadores para el cuidado del suelo pélvico: www.intimina.es

Matilde Fernández hablará sobre el tema en la conferencia “IMPORTANCIA EN LOS EJERCICIOS DE KEGEL” el sábado 28 de Octubre a las 11h X FORUM MUJER Y MENOPAUSIA.

 

matildefernandez

Matilde Fernández y Férnandez Arroyo 

Matrona, Sexóloga, Psicóloga Clínica y Dra. en Psico-educación                                Profesora de la E.U.E. “San Juan de Dios”. U. P. Comillas

 

Share.

Leave A Reply

El sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Más sobre nuestros cookies