todo sobre la mujer y la menopausia

La menopausia, esta gran oportunidad

8

Queremos republicar esta entrada de Eulàlia Pàmies y a la vez rendirle homenaje, D.E.P.

Os dejamos con su eterna sabiduria:

Estoy convencida de que lo que llamamos Menopausia es una oportunidad de oro para sanar nuestras heridas y afianzarnos. Para ello debemos soltar el lastre de lo que ya no nos sirve y volver a conectar con nuestro yo más auténtico -nuestro cuerpo– del que estamos disociadas debido a la adaptación al patriarcado. En definitiva, podemos renacer a una vida más auténtica después de un periodo de intensos cambios que confieren a esta etapa el carácter de una verdadera iniciación. Cuando rondaba los 50 empecé a tener indicios suficientes de que algo estaba cambiando. Conciliar y mantener el sueño se hizo un poco más difícil y dejé de sentir la ovulación a pesar de persistir el sangrado mensual. De vez en cuando me invadía un calor exagerado en relación al esfuerzo que lo había producido… Para mi estaba claro que la menopausia estaba llegando y quise saber más preguntando a las mujeres de mi entorno; con poco éxito ya que obtuve silencio, indiferencia, quejas y a veces, negación. Me acerqué a la ciencia y el panorama no mejoró, puesto que la propuesta del ginecólogo consistía en enmascarar el proceso mediante la sustitución hormonal, ya fuera en la versión de parches hormonales o usando a mansalva los fito-estrógenos de la soja. Perpleja, decidí no tomar nada y observar los cambios que se iban produciendo en mi cuerpo y en mi mente. Y así se abrieron nuevos horizontes. Por un lado, la incomodidad de un sueño más liviano fue una notable fuente de conocimiento y conexión con mi inconsciente. En los duermevelas se hacían visibles imágenes reveladoras sobre temas muy diversos que no dependían de mi voluntad. Se trató de una experiencia única, puesto que en estado de vigilia nunca he percibido este tipo de mensajes, y aunque es bien sabido que los sueños contienen claves oníricas de nuestro inconsciente, son mucho más difíciles de recordar y descifrar. Por otro lado, los tan vilipendiados sofocos, se manifestaron como pura energía calórica cargada de información. Aparentemente eran anárquicos, pero no tardé en descubrir que su aparición e intensidad respondían a otros tantos estímulos como pueden ser estrés, miedo, excitación.….que de otro modo me hubieran pasado desapercibidos. Continuando con la observación de este fenómeno, pero en su versión nocturna, me di cuenta de que me despertaba unos minutos antes de producirse el sofoco, contradiciendo así la extendida creencia de que nos despierta el calor. Siguiendo este hilo, también pude identificar y relajar zonas de tensión que coincidían con el lugar en que se iniciaba el sofoco. Este proceso de auto observación me permitió constatar como la adaptación al modelo social patriarcal nos aleja de nuestro cuerpo. Nos desconecta debido a que, para poder seguir unas actividades que no tienen en cuenta nuestra naturaleza cíclica, debemos renunciar a la sabiduría que nos proporcionaría un contacto permanente. Este hecho es tan habitual que no nos sorprende. Nos acompaña desde la infancia y va sembrando sigilosamente en nosotras, la convicción de que los cambios que nos suceden a lo largo de la vida son molestias y contratiempos, más o menos graves, en lugar de umbrales evolutivos claramente definidos por la biología. Así pues, el Climaterio que comprende Pre-menopausia, Menopausia – es decir, propiamente la última menstruación- y Post-menopausia, se nos presenta como la gran oportunidad de rehacer las conexiones mutiladas. Durante este periodo hay tal cantidad de cambios que sacuden la rutina de nuestro cuerpo, que no podemos continuar siendo indiferentes sin violentarnos. Transmitir esta experiencia de atención y consciencia a otras mujeres durante su travesía del Climaterio ha resultado útil. La mayor parte de las asistentes a charlas, talleres y círculos mensuales han expresado un cambio de percepción tranquilizador con respecto a los sofocos. Han dejado de sentirse víctimas inermes de una furia desatada para convertirse en mejores conocedoras de sí mismas. Del mismo modo, los encuentros periódicos durante esta etapa son un elemento claro de empoderamiento. Por todo lo dicho anteriormente, quiero animar a las mujeres a la reconciliación con la naturaleza y a escuchar atentamente el lenguaje del cuerpo. A ponerse en guardia ante la información sesgada que nos hace sentir vulnerables y necesitadas de muletas, por llamar de algún modo a los medicamentos “preventivos”, la cirugía estética, etc. Esto no excluye que en el climaterio, como en todos los procesos vitales, aparezcan patologías que deban ser tratadas, pero son una parte ínfima. No hay ningún motivo para que la consulta ginecológica, el quirófano, la industria cosmética o la farmacia se adueñen de NUESTRO CLIMATERIO.

                               

Eulàlia OLYMPUS DIGITAL CAMERAPàmies Enfermera, Madre, Practicante de Yoga y Seitai, Hija Impulsora y coordinadora del Espai Menopausa (Espacio Menopausia) Mujer Mayor http://lanostramenopausa.blogspot.com.es/

Share.

8 comentarios

  1. Buscando Información sobre la menopausia me he topado con esta página

    Es curioso porque mientras van apareciendo los cambios he ido consultando con diferentes personas y nadie me ha dado la visión que transmites Eulalia

    Y te doy las gracias porque hace tres o cuatro semanas que es cuando han empezado los sofocos he estado observando mi cuerpo y buscando un significado

    • Hola Rosa,
      Me alegro de que mi artículo se haya cruzado contigo en el momento oportuno. En un principio yo tampoco encontré fuentes que me orientaran hacia la posibilidad de que los sofocos fueran algo que el cuerpo hacía “bien”, por llamarlo de algún modo. Después de sacar mis conclusiones mediante la observación, conocí la obra de Susun Weed: ” The menopausal years, the wise woman way” que se acerca bastante a mi punto de vista.
      En mi blog http://lanostramenopausa.blogspot.com.es/ encontrarás bibliografía, reflexiones, resúmenes de charlas, etc. Si quieres recibir información sobre climaterio puedes enviar tu dirección electrónica a http://lanostramenopausa@gmail.com y te añadiré al grupo.
      Feliz viaje!

  2. Buenos días, me ha parecido extraordinario el artículo de Eulália Pamies, soy la presidenta de Mujeres Progresistas de Ceuta “María Miaja” y me he permitido compartirlo en nuestro facebook, no he visto mejor aclaración de ningún medico o cientifico.
    Muchas gracias por ayudar a tantas mujeres que nos hemos sentido y se sienten perdidas ante este cambio natural.

  3. Hola.Desde ya gracias por compartir.Si bien no me aclara muchas dudas,me da la posibilidad de preguntar y lograr dilucidarlas un poco mas.
    Yo personalmente no entiendo que información me da sobre mi cuerpo el tema de los sofocos. me gustaría entender eso,la relación síntomas_ cuerpo. Gracias Saludos

    • Buenos días Alicia,

      Muchas gracias por seguirnos y por tomarte el tiempo de comentar.
      Cada cuerpo es único al igual que cada mente es única, así que, aprovecha esta experiencia para tomartelo como un momento de exploración, escucha tu cuerpo, abre tu mente y verás como poco a poco empezarás a entenderlo todo.
      Estaremos aquí para lo que necesites.

      Saludos

Leave A Reply

El sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Más sobre nuestros cookies