todo sobre la mujer y la menopausia

Obesidad y Menopausia

0

GRASA ABDOMINAL¿Por qué un alto porcentaje de mujeres ganan peso cuando entran en la menopausia?
Principalmente por el cambio hormonal que se produce, una mayor fragilidad psíquica que desemboca en una mala alimentación.
Y en tercer lugar porque la mujer se vuelve más sedentaria, se mueve menos y se olvida de hacer ejercicio.

Fuente : Saber Vivir

“Carmina era una mujer de cincuenta y cinco años que llevaba ya dos sin tener la regla y uno sin aparecer por la consulta. Una tarde pidió cita y lo primero que me planteó casi sin mediar palabra fue: “… y pensar que yo antes usaba una talla cuarenta y dos…”.
Mi pregunta fue entre sorpresiva y expectante: ‘¿A qué te refieres Carmina?’… “Pues a que yo antes lucía un palmito que se le caía la baba a todo el que me veía y desde que no tengo la regla he aumentado tres tallas, y le juro doctor que como lo mismo”. Le expliqué que por los cambios hormonales que había experimentado su organismo era posible que hubiera ganado unos kilos, pero que todo en esta vida tiene solución si se ponen los medios adecuados. El aumento de peso es uno de los “achaques” de la menopausia, y no voy a decir que sea fácil combatirlo pero desde luego no es imposible. Diseñamos juntos un plan de vida saludable que incluía algunos ejercicios, un régimen basado en la tan conocida dieta mediterránea, el propósito de caminar dos horas diarias y la promesa de beber al menos dos litros de agua al día para eliminar toxinas.

Los resultados no fueron espectaculares pero pasito a pasito va perdiendo esos kilos que tanto le pesaban y está muy orgullosa de ver su esfuerzo recompensado por la báscula y sobre todo, por los dos números que aparecen en la etiqueta de su ropa.

Carmina reaccionó a tiempo y supo evitarlo porque la obesidad, un factor de riesgo muy poco saludable, se une con frecuencia a la menopausia. Espero que este capítulo os enseñe a desahuciar esos kilos que se van instalando como verdaderos “okupas”, cambiando la fisonomía de la mujer en esta época de plenitud.”

¿Por qué un alto porcentaje de mujeres ganan peso cuando entran en la menopausia?

Varios son los motivos: en primer lugar el cambio hormonal que se produce en esta etapa de la vida hace que aumente el tejido adiposo dando como resultado un aumento del peso corporal que puede llevar a la obesidad. En segundo lugar, un porcentaje muy alto de mujeres que han entrado en la menopausia tienen una mayor fragilidad psíquica capaz de originar estados de ansiedad, irritabilidad, depresión y debilidad emocional que, con frecuencia, les hace buscar refugio y consuelo en la alimentación, comiendo a deshoras, más de lo necesario y alimentos muy energéticos. Esto se traduce en un aumento considerable de la ingesta calórica y, por ende, una ganancia de peso. Y en tercer lugar, la mujer se vuelve más sedentaria, se mueve menos y se olvida de hacer ejercicio. La toma de ciertos medicamentos como antidepresivos o seguir tratamientos como la terapia hormonal sustitutoria favorecen también la obesidad. Todas estas situaciones son las que hacen que una mujer que ha perdido la regla aumente de peso en los meses o años posteriores.

¿Cómo puedo saber si estoy en mi peso ideal?

Existen varios métodos, pero quizá el más fiable y fácil de realizar es el que consiste en calcular el Índice de Masa Corporal (IMC). Se calcula dividiendo el peso de la persona en kilos entre la altura en metros, al cuadrado con la siguiente fórmula:

IMC= PESO EN KILOS / ALTURA EN METROS x ALTURA EN METROS

La tabla de valores para saber si te sobran kilos es la siguiente:

IMC menor de 20 = peso insuficiente

IMC entre 20 y 24, 9 = peso normal

IMC entre 25 y 29, 9 = sobrepeso

IMC entre 30 y 39, 9 = obesidad

IMC mayor de 40 = obesidad mórbida

El siguiente ejemplo te ayudará a calcular tu propio IMC:

IMC= 81 kilos / 1, 65 m. x 1, 65 m. = 81 / 2, 62= 30, 9

Una persona que pese 81 kilos y mida 1, 65 metros tiene un Índice de Masa Corporal de 30, 9, por lo tanto tiene un exceso de peso que la incluye dentro del grupo de los obesos. Calcula tu IMC y si tienes sobrepeso u obesidad ponte en marcha para poner remedio a esta situación.

¿Qué dieta debo seguir para perder peso?

Ante todo debes saber que el conjunto de comidas que debes realizar a lo largo del día, es decir, tu propia dieta, tiene que ser individualizada, cada persona requiere una dieta distinta dependiendo de la actividad física que realice durante el día, de sus gustos personales en lo que a alimentación se refiere, de las enfermedades que padezca, de si come fuera de casa o prepara su propia comida y de los problemas psicológicos que pueda tener como estrés, ansiedad o depresión, entre otros. Por lo tanto, el consejo debe ser que acudas a tu médico de cabecera o endocrino para que valore tu situación y te elabore una dieta que se ajuste a tus necesidades.

En cuanto a hábitos de alimentación se refiere,
¿qué medidas generales debo seguir para perder los kilos que he cogido por la menopausia?

Debes repartir la toma de alimentos en cuatro o cinco comidas diarias, nunca en una o dos, ya que si estás muchas horas sin comer, el organismo pone en marcha un mecanismo compensatorio que facilita el aumento del tejido adiposo para generar reservas energéticas.

No comas sola, los objetivos realizados en compañía se alcanzan más fácilmente y además evitarás engañarte a ti misma si no comes lo que debes.

Come despacio masticando bien los alimentos, de esta manera sentirás antes la sensación de saciedad.

No tomes nada fuera de las horas establecidas. Si tienes hambre lo ideal es beber agua.

No bebas alcohol porque aporta muchas calorías de las denominadas “vacías”, es decir, sin ningún valor nutricional … no alimenta pero engorda.

Aumenta la ingesta de líquidos y fibra, producen sensación de saciedad, lo cual es muy útil para controlar el peso.

Restringe el consumo de grasas y dulces.

Aumenta la presencia de cereales, verduras, hortalizas y frutas en tus comidas.

Recuerda que en esta etapa de tu vida es fundamental consumir alimentos ricos en calcio, por tanto, no elimines nunca de tu dieta productos como la leche, el yogur, el queso, los cítricos, las sardinas en aceite, las almendras y avellanas, la soja o los higos secos.
Consume como máximo dos cucharadas de aceite de oliva al día para guisos y aliños.

Comprueba tu peso sólo una vez por semana. La pérdida de kilos no puede convertirse en una obsesión que te lleve a la báscula continuamente, ya que será algo progresivo y a medio plazo por lo que no se mide día a día.

¿Por qué hacer ejercicio me beneficia si tengo sobrepeso u obesidad?

Realizar ejercicio siempre es positivo, mantiene tus músculos, huesos y articulaciones en forma, te ayuda a prevenir enfermedades como la hipertensión, la diabetes o la arteriosclerosis. Cuando practicas ejercicio quemas calorías y por tanto, previenes la obesidad.

Te propongo un ejercicio que no requiere que te apuntes a un gimnasio o que compres ningún material para realizarlo. ¿Qué cual es …?, ¡¡ CAMINAR!!. Camina a paso ligero como mínimo una hora diaria, tu tejido adiposo disminuirá notablemente. Además, si lo haces regularmente, estarás previniendo o mejorando la osteoporosis, enfermedad muy frecuente en la menopausia, que mejora con este tipo de ejercicio ya que facilita la fijación del calcio en tus huesos.

¿Hay algún tratamiento médico para la obesidad?

En la actualidad contamos con medicamentos que ayudan a combatir la obesidad como son la sibutramina y el orlistat. La sibutramina actúa a nivel del sistema nervioso central aumentando la sensación de saciedad y disminuyendo por tanto el apetito. El orlistat reduce en un 30% la absorción de las grasas en el intestino, logrando de esta manera disminuir la masa ponderal. Estos medicamentos sólo deben ser utilizados bajo un estricto control médico. Si crees que puedes necesitarlos consúltalo , pero no los tomes nunca por tu cuenta.

RECUERDA QUE

Los cambios hormonales pueden provocar un aumento de peso.
No debes seguir dietas de adelgazamiento sin un estricto control médico, puede ser muy peligroso para tu salud.
Las dietas milagrosas y los medicamentos mágicos no existen. Existen las “dietas esfuerzo” que son más lentas y sacrificadas pero mucho más saludables y eficaces.
El ejercicio es un buen aliado para mantener o disminuir tu peso.
La dieta de la mujer menopáusica tiene que ser equilibrada y no deben faltar en ella, bajo ningún concepto, la leche y sus derivados.
El agua es el único alimento que no tiene calorías, debes beberla en abundancia para eliminar toxinas, facilitar las digestiones y conseguir una sensación de saciedad que te ayudará a seguir la dieta con menos esfuerzo.

Luis Gutierrez

 

 

 

 

 

 

 

Share.

Leave A Reply

El sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Más sobre nuestros cookies