¡Nos gusta la primavera!, por el esplendor de sus flores, que nos extasían con su belleza, sus colores y sus perfumes, pero también porque tenemos el privilegio de comer guisantes cosechados en nuestro huerto.

Tiernos, recién cogidos y consumidos al cabo de poco rato… ¡son un auténtico placer para el paladar! Y es que no debemos olvidar que una vez desprendidos de su mata, se vuelven harinosos ya que sus jugos rápidamente se convierten en almidón.

Los guisantes destacan por su aporte de vitaminas del grupo B, cuya deficiencia provoca nerviosismo, depresión, y sensación de hormigueo en las piernas, y antioxidantes que evitan el envejecimiento causado por los radicales libres.

Son ricos en fibra que nos ayuda a prevenir el estreñimiento y a padecer cáncer de colon, y también a eliminar el colesterol malo de la sangre por lo que contribuyen a prevenir enfermedades del corazón.

Ingredientes (para 2 personas):

  • 2 costillas de cerdo* troceadas
  • 1 taza de arroz
  • 3 tazas de caldo de pollo de corral y verduras*
  • 1 taza de guisantes frescos*
  • otros: 1 diente de ajo*, ¼ pimiento rojo*, 2 tomates maduros*, aceite de oliva virgen extra, tamari*, sal marina*

Elaboración:

-Poner aceite en una sartén y freír los trozos de costilla. Reservar. En el mismo aceite poner el diente de ajo cortado muy pequeño y el pimiento troceado, y saltear. Añadir los tomates triturados y sofreír.

-Añadir el arroz y remover con el sofrito para que se impregne bien durante 2 minutos. Verter el caldo caliente y cocer 10 minutos. Añadir los guisantes y condimentar con el tamari y sal. Cocer 5 minutos más o hasta que el arroz esté en su punto.

Nota:

-Todos los ingredientes marcados con (*) son procedentes de la agricultura ecológica.

Esperamos que este Arroz con costilla y guisantes os haya gustado y os animéis a prepararlo.