Es bueno hacer una breve aclaración sobre los términos que se emplean en esta etapa de la vida, para entender mejor los conceptos vinculados.

La transición a la menopausia es el estadio de la vida reproductiva que, comúnmente, se define con el inicio de la irregularidad de los periodos menstruales. En los primeros años después de la menarquia y los primeros antes de la menopausia, muchas mujeres experimentan ciclos irregulares. que se han considerado ampliamente como el inicio de la transición de los ciclos regulares hacia la  última menstruación o menopausia .


Premenopausia: todo el período previo a la peri menopausia, que en general coincide con la edad reproductiva, es considerado como premenopausia.

Peri menopausia: es el período inmediato anterior a la menopausia.

La fase de transición a la menopausia se extiende hasta 1 año después del cese definitivo de las menstruaciones. Es una etapa por la que pasan inexorablemente todas las mujeres hasta su menopausia

Menopausia: (del griego mens, que significa “mensualmente”, y pausi, que significa “cese”),es el cese definitivo de la función menstrual en épocas fisiológicas, 12 meses después de la última menstruación y al inicio de la declinación natural de los óvulos. La menopausia es un hecho que ocurre durante la etapa del climaterio.

Climaterio (escalera): entendemos por Climaterio la etapa de transición entre la edad de reproducción y no reproducción, durante la cual ocurre la menopausia o pérdida de la función reproductiva del ovario

La edad de inicio de la menopausia habitualmente sigue estos parámetros, en los países desarrollados:

Menopausia normal: ± 51 años (45 a 55)

Menopausia temprana entre los 42 y 45 años

Menopausia tardía es la que ocurre más tarde de los 55 años.

Geripausia: la posmenopausia es más que el último período o la penúltima etapa de la vida, sino el preludio de una época prolongada para muchas mujeres y se caracterizaría por presentar dos fases: entre 65-85 años y mayores de 85 años

La expectativa es que esta franja continúe creciendo en los próximos 50 años, gracias a los nuevos tratamientos y cuidados que se suceden día a día. Desde ya, es un período de aumento de las enfermedades crónicas, de las discapacidades (lo cual genera dependencia física y mental) y de la fragilidad, por ello la importancia de informarse con el especialista, aceptar y recibir los tratamientos que se necesiten para mejorar la calidad de vida.

Podríamos resumir los síntomas originados por los cambios biológicos y hormonales, en Inmediatos: sofocos, sudores (habitualmente nocturnos), insomnio u otras formas de alteraciones del sueño, ansiedad /irritabilidad, pérdida de memoria, poca capacidad de concentración, cambios en el humor (tendencia al humor depresivo) y síntomas intermedios o tardíos como la dispareunia (dolor coital), disminución de libido, síndrome uretral, atrofia vaginal, enfermedad cardiovascular, osteoporosis.

Si bien la expectativa de vida ha aumentado considerablemente en estas dos últimas décadas, también ha avanzado la medicina, que hoy puede ofrecer distintos tratamientos, hormonales y no hormonales dirigidos a aliviar los síntomas del climaterio y a prevenir las molestias ocasionadas por el mismo asi como las enfermedades crónicas que incrementan con la edad.

Cuando una paciente siente estos síntomas, sobre todo los famosos sofocos, no es lógico aceptar un “ya se le va a pasar” como respuesta, es necesario informarse y exigir de los médicos una atención especializada que nos permita vivir esta etapa de la vida en plenitud y salud.

Informarse, entender y aceptar, son los mecanismos que se deben poner en acción a la hora de decidir recibir el o los tratamientos que mejoren nuestra calidad de vida.

Clelia Magaril 2Dra. Clelia Magaril

Experta Latinoamericana de Climaterio y Menopausia
Directora  Médica del Imai-Research

www.imai-research.com