Deja atrás la grasa

///Deja atrás la grasa

Deja atrás la grasa

2018-08-22T13:41:21+00:0012 diciembre 2017|

Estrenamos diciembre, y, como sucede cada año, el tiempo se acelera: los días se suceden a una velocidad vertiginosa, se precipitan cual ventanucos del calendario de adviento, y nos preparamos para unas fiestas que requieren de nuestra implicación y mimo personal.

Querida, ¿Te sientes reconocida en la creencia “hay demasiado trabajo por hacer, debo acabarlo y no puedo permitirme descansar ni divertirme mientras no lo tenga hecho”? Este clásico dilema tan enraizado procede de nuestra obsesión cultural por la productividad, de que nuestra valía depende de lo que producimos para otros – ya sea familia o trabajo-. Así, nos creamos más tareas y nunca nos sentimos satisfechas por completo. Pues bien, te sugiero una solución: introduce con regularidad placer y valoración en tu agenda para aprender a sentirte estupendamente contigo misma y con tu vida, ahora, ya, sin más dilación.

¡¡Mímate!! Sabes que la verdadera salud empieza por una Composición Corporal saludable?

Ésta mide tu óptimo porcentaje de grasa (corporal y visceral), músculo, hueso y agua en cada etapa vital. Goza de un cuerpo más sano, vibrante y energético! Lucir espléndida y sentirte rabiosamente bien no tiene nada que ver con el peso, y en cambio si con los centímetros. Querida, te sugiero un auto-regalo para estas Navidades: un Sistema de pérdida de grasa, contrastado, natural y nutritivo que conlleve restaurar o mejorar tu salud y sentirte rejuvenecida, sea cual sea tu complexión física.

Aprovecha estos días para, en tu ajetreo diario, ir afianzando la firme convicción que mereces invertir en ti brindándote dicho programa para dar un viraje a tu cuerpo e instaurar un estilo de vida saludable y sostenible a largo plazo. Probablemente decidas iniciarlo a principio de año una vez superadas las tentadoras fiestas, bien, fija una fecha para tu pistoletazo de salida e intenta evitar que quede en un mero propósito perecedero. Un mimoso, pillín y cómplice guiño, con la deliciosa imagen de la excelsa ilustradora CARME BADIA.

carmebadia

Además, para aderezar la espera te invito a incorporar dos “quick wins”, es decir, triunfos rápidos que te van a facilitar el cumplimiento del programa, pues ya formaran parte de tu cotidianeidad, aunque sea timidamente:

  1. Dieta de bajo índice glicémico (nutrición)
  2. Ejercicio saludable (actividad física)

Vayamos pasito a pasito. Conseguir una óptima composición corporal y una salud vibrante es un trayecto vital que se produce simultáneamente en el cuerpo, la mente, y espíritu de la mujer que se lo propone firmemente.

  • Querida, al margen de cómo te sientas actualmente, el primer paso hacia la salud óptima es decidir respetar la singularidad de tu cuerpo: respeto y aceptación propios son piedras angulares de la disminución de grasa y ganancia de bienestar. Es un paso crucial hacia sentirse y verse con un aspecto inmejorable. ¿Has observado que las mujeres que se gustan son irresistibles, simpáticas, da gusto estar con ellas, sea cual sea su peso? Dile a tu precioso cuerpo “te respeto y cuidaré de ti todo los días”, con amoroso mimo… y después cúmplelo!
  • Respetarte a ti misma te ayudará efectivamente a lograr tu sana composición corporal, pues los sentimientos que van unidos al respeto por una misma generan en el cuerpo un medio metabólico que conduce a quemar grasas de un modo adecuado. Es muy, muy importante, pues ten en cuenta que, por el contrario, los procesos metabólicos que acompañan al estrés emocional no resuelto tienden a mantener firmemente en su lugar el exceso de grasa corporal, debido a los efectos de las hormonas del estrés (adrenalina y cortisol), que afectan drásticamente al metabolismo. De hecho, para muchas mujeres con sobrepeso, lamentablemente el exceso de grasa representa una armadura contra el dolor que han evitado experimentar: así, el dolor de los abusos sexuales, del incesto y del maltrato de género es una causa común del hábito de comer en exceso.

Mejorar la nutrición y hacer ejercicio periódicamente son poderosas formas de crear y potenciar la salud. De hecho, muchas mujeres se muestran gratamente sorprendidas de lo bien que se sienten cuando eliminan de su dieta gran parte de los alimentos refinados, la cafeína y el exceso de azúcar. ¡Impresiona el vínculo entre la dieta y la salud de los órganos femeninos! Duele reconocerlo, pero parece que nuestra dieta contemporánea – rica en ácidos grasos “trans” y carbohidratos refinados, y pobre en fibra y nutrientes – contribuye en parte al aumento del cáncer de mama, la endometriosis y los miomas uterinos que afectan a millones de mujeres. Se estima que el 60% de los cánceres femeninos (mamas, ovarios y útero) están relacionados con la alimentación. Tanto los trastornos benignos como los malignos de ovarios, útero y mamas están relacionados con niveles de estrógeno demasiado elevados. ¿Cómo? Debido a que un exceso de carbohidratos refinados eleva el nivel de azúcar en sangre, lo cual tiene por consecuencia un aumento de los niveles de estrógenos metabólicamente activos en circulación, ya que el elevado nivel de triglicéridos producidos por los carbohidratos refinados desplazan el estrógeno de las globulinas que los unen a los esteroides desactivándolos metabólicamente. ¿Te has perdido? No te apures: en definitiva, una dieta rica en diversas fibras vegetales puede bajar el nivel de estrógenos, disminuyendo así el riesgo de cáncer de mama. Ten en cuenta que las fibras vegetales cambian el metabolismo del estrógeno en el intestino: se excreta más y queda menos cantidad disponible para ser asimilada en el torrente sanguíneo. También es evidente que un elevado grado de actividad física contribuye a equilibrar las hormonas y reducir el porcentaje de grasa corporal.

La reconocida cita de Hipócrates “Que el alimento sea tu mejor medicina y tu mejor medicina sea tu alimento”, viene a decirnos que la nutrición nos brinda salud.

La nutrición óptima supone comer las cantidades correctas de proteínas, grasa y carbohidratos, pero además implica comprender que los siguientes factores influyen profundamente en los procesos metabólicos:

  • Consumo de macronutrientes (proteínas, grasa, carbohidratos)
  • Consumo de micronutrientes (vitaminas y minerales)
  • Consumo de gliconutrientes (los 8 necesarios para la regeneración celular)
  • Herencia genética
  • Estado emocional
  • Hábitos de ejercicio
  • Entorno y horarios
  • Chi alimentario (energía de los alimentos)
  • Querida, ¿Quieres descubrir ahora en que consisten cada uno de los dos triunfos rápidos? Asumes el reto de incorporarlos a tu vida, sin más dilación….? Cuenta con todo mi apoyo.
  1. DIETA DE BAJO ÍNDICE GLICÉMICO
  2. EJERCICIO SALUDABLE

Un nivel estable de azúcar en la sangre es la solución.

Lo principal para mantener el peso y la salud vibrante toda la vida es saber mantener estable el nivel de azúcar en sangre, pura y simplemente. Lo que mantiene estable el nivel de azúcar es comer, en los momentos correctos, la cantidad correcta de proteínas, el tipo correcto de hidratos de carbono y los tipos y cantidades correctas de grasas. Mantener estable el nivel de azúcar durante todo el día es también la clave para prevenir o sanar las enfermedades relacionadas con la inflamación celular.

Los trastornos llamados estrés glucémico (o glicémico) y abuso de la insulina comienzan en la infancia, y son la consecuencia de una dieta excesivamente rica en alimentos refinados pobres en nutrientes, que elevan demasiado rápido el nivel de azúcar (y el de insulina) en sangre. Esto les ocurre incluso a personas que nunca enfermaran de diabetes. Querida, intuyes que por desgracia, los alimentos muy glucémicos son justamente los alimentos “reconfortantes” que ansían comer la mayoría de las personas, entre ellos los macarrones, los panes, galletas, pasteles y bollos? Comer demasiado de estos alimentos diariamente tiene como consecuencia el estrés glicémico / inflamación de los vasos sanguíneos, debido a los daños causados por los radicales libres cuando el nivel de azúcar está muy elevado. Con el tiempo se engrosa el revestimiento de los vasos sanguíneos haciendo cada vez más difícil a la insulina salir para entrar en las células: la resistencia a la insulina comienza en los vasos sanguíneos de los músculos esqueléticos, que es donde debe quemarse más eficientemente el azúcar. La relación entre estrés glucémico, abuso de la insulina e inflamación celular es el motivo de que todo mejore – desde los dolores de cabeza hasta la hipertensión – cuando se come conscientemente para estabilizar el nivel de azúcar en sangre.

Obsérvate, paulatinamente, cada vez lo que más deseas comer es también lo que te hace sentir mejor. Cambia la dieta para crearte salud, no para simplemente bajar de peso o reducir grasa … y el adelgazamiento vendrá como un efecto secundario. Ahora estás sintonizada con la sabiduría de tu cuerpo, y tu anterior guerra contra ti misma, en reiterado “modo dieta” ha acabado, definitivamente.

Aprendamos a comer bien y sano, pues es vital: de nada servirá perder grasa si luego volvemos a los hábitos antiguos que nos generó acumular todo el sobrepeso. Querida, cuando en enero estés inmersa de lleno en el Sistema de Pérdida de Grasa ya descubrirás qué alimentos son recomendables y cuales no, conocerás alimentos substitutivos y recetas que te ayudaran en tu progreso. No te someterás a una dieta, pues no deberías pasar hambre, simplemente tomarás mayor conciencia de los alimentos que le sientan bien a tu cuerpo y de cómo los comes.

A modo de ensayo, ya puedes ir incorporando como referente el Índice Glicémico ó Glucémico (IG) en los alimentos: es una medida de la rapidez con la que un alimento puede elevar su nivel de azúcar (glucosa) en la sangre. Únicamente los alimentos que contienen carbohidratos tienen un IG. Los alimentos tales como aceites, grasas y carnes no tienen un IG. Es decir, mide la capacidad de un determinado carbohidrato de elevar la glicemia (azúcar en la sangre) después de la comida, con respecto a una referencia estándar que es la glucosa pura.

¿Porque nos interesan alimentos con bajo IG?

Todas sabemos que cuando comemos carbohidratos, nuestro páncreas empieza a generar la hormona insulina, para poder captar el azúcar que se libera de los carbohidratos en la sangre. Pero quizás no sabías que hay otra hormona peptídica llamada glucagón, que también se genera en el páncreas y que es prácticamente la que decide si el “extra” carbohidrato que hemos comido se convierte en grasa o bien el cuerpo lo usa para generar energía. Curiosamente los alimentos con alto IG alteran la producción de insulina y glucagón y éste último los convierte en grasa. Cuando los niveles de azúcar en la sangre son estables, ingiriendo alimentos con IG bajo, glucagón convierte los carbohidratos en energía. Y eso es precisamente lo que queremos, queridas, y por ello es recomendable tomar más alimentos de bajo IG.

Querida, te invito practicar cuanto antes el conocimiento sobre el Índice Glicémico en tu alimentación, pues intuyo que empezarás a percibir mejoras muy satisfactorias. ¡Compártelas con tus amigas, ellas te lo agradecerán!

  • El equilibrio en tus niveles de azúcar en sangre previsiblemente reducirán tus antojos relacionados con azúcares y harinas.
  • Apoyando el control en la producción de insulina, acumularas menos grasa en el área del intestino.
  • Sentirás mayor saciedad
  • Ayudando a controlar el exceso de adrenalina y cortisol, tu cuerpo estará menos estresado (estrés glicémico)
  • Además, te ayudará a evitar la producción de grasa en brazos y piernas.
  • Si las hormonas del estrés (Adrenalina y Cortisol) están bajo control, tu cuerpo se puede sentir seguro para generar vida, es decir, ayuda a controlar problemas de infertilidad. Quizás ya no va contigo en esta etapa vital, pero si puede interesar a mujeres de tu entorno

EJERCICIO SALUDABLE

Hacer más ejercicio para dinamizar el metabolismo:

 A medida que las mujeres nos hacemos mayores, nuestra masa muscular suele ser reemplazada por grasa debido a la falta de ejercicio. Afortunadamente el ejercicio invierte este proceso de acumulación de grasa y pérdida de masa muscular, sea cual sea la edad. Es alentador saber que las mujeres que hacen ejercicio periódicamente pueden esperar un promedio de 20 años más de vida productiva que las que no lo hacen. Además, el ejercicio también disminuye la resistencia a la insulina, lo cual ayuda al cuerpo a quemar con más eficiencia los carbohidratos, haciendo menos probable el almacenamiento de grasa. La mejor manera de aumentar la masa muscular magra es hacer ejercicios con pesas, el ejercicio aeróbico también aumenta la velocidad metabólica (cualquier cantidad de tiempo superior a 12 minutos al día de ejercicio que aumente el ritmo cardíaco hasta su velocidad tope es eficaz).

Sinceramente, ¿Tienes incorporado el ejercicio saludable en tu rutina habitual? En caso afirmativo, estupendísimo. En caso negativo, ahora es el momento de pasar a la acción, sin excusas. Puedes dejarte recomendar para obtener los mejores beneficios de tu práctica deportiva, en función de tu anatomía, tu fisiología, tu actual estado de salud, por supuesto! Para sentirte vibrante no es necesario someterse a un riguroso ritmo deportivo que ni puedas ni te apetezca mantener en el tiempo, simplemente se trata de mantenerte activamente en movimiento, de promover la actividad física moderada pero constante.

¿Sabes que la actividad física moderada previene o ayuda a tratar hasta 26 patologías pulmonares, psiquiátricas, metabólicas, neurológicas, cardiovasculares músculo-esqueléticas y se estima que hasta un 40% de los cánceres?

Piensa en una actividad física muy accesible. Te sugiero pellizques media hora diaria de tu tiempo para moverte, y si prefieres, trocéalo en tres secuencias de 10 minutos, por ejemplo. Comprométete a alcanzar los 10.000 pasos al día, plan ambicioso pero factible: equivale a unos 5 kilómetros, y según la zancada y el ritmo, suele ser entre media hora y una hora de esfuerzo, marchando a un ritmo vivo, es decir, cuando notamos que el corazón se agita pero aún podemos mantener una conversación sin perder el resuello.

Doblarás, así, los 4.000 pasos diarios que en España caminamos de media. ¡Tu puedes, con creces! Confía en ti, aunque a priori no te lo parezca, eres capaz de ampliar estos fragmentos de actividad física sin que ello suponga un cambio severo en tu vida, pero si sutilmente significativo. Introduce pequeños e irreversibles cambios, como subir y bajar escaleras renunciando al ascensor, prescindir más del coche, ya sea usando el transporte público o desplazándote andando. Muévete y mantente activa, tu ejemplo puede ser un aliciente para que personas de tu entorno también se animen a acompañarte: si les contagias tu estimulante y placentera vitalidad, con la complicidad ganáis todas!

Querida, “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, es decir, no sucumbas al espíritu de la procrastinación! El término tan en boga hoy, procrastinar, proviene del latín “procrastinare”, y su origen etimológico es “pro” que significa adelante y “crastinus” que hace referencia al futuro, y significa “diferir, aplazar, postergar”, es decir, el opuesto a “hacer las cosas ahora” (Getting Things Done).

En las mil tareas que ocupan tu día a día, incluso en el contra-reloj navideño, busca sine qua non un huequito para dedicarlo enteramente a ti, a pulir tu mejor versión de ti misma, disfruta del placer de valorarte y proyecta tu plan para lograr una saludable composición corporal que te luzca, te haga sentir de maravilla, rebosante de bienestar.

  • para empezar con buen pie el nuevo año? Quieres perder grasa excesiva, colesterol alto y problemas de salud … y ganar longevidad, más energía y lozanía? El objetivo debe ser construir músculo y fortalecer el hueso, mientras se reduce la grasa y eliminan las toxinas. Entonces, averigua cual es el sistema más fiable y contrastado en el mercado, tu cuerpo merece lo mejor. Y después, sopesa el presupuesto y fija fecha cierta de inicio. Si quieres, puedo asesorarte.
  • ¿Has decidido, de todo corazón, ir introduciendo nuevas pautas saludables en tu nutrición, sensibilizándote y familiarizándote poco a poco con el Índice Glicémico de los carbohidratos y priorizando aquellos de menor IG? Conviene entender los conceptos “Carga Glicémica” (estima el impacto de los hidratos de carbono de un alimento en el azúcar en la sangre, teniendo en cuenta la cantidad de hidratos que se consumen en una ración típica) e “Índice Glicémico” (cifra asociada a un alimento que se aproxima a su efecto potencial en los niveles de azúcar en sangre de una persona). Si quieres, puedo facilitarte una guía rápida de Glucemia, cual chuletilla.
  • ¿Has decidido, de todo corazón, practicar sin más dilación ni excusas un moderado y frecuente ejercicio saludable? Una mayor actividad física en tu rutina diaria es un estupendo hábito para un estilo de vida más saludable a largo plazo. Lejos de apuntarte a un gimnasio y someterte a un exhaustivo plan de choque, te sugiero realizar sutiles cambios, modestos, que se cuelen en tu cotidianeidad y supongan un irreversible impacto a medio plazo. Si quieres, puedo sugerirte una guía de ejercicios.

Querida, estoy a tu entera disposición para brindarte todo el asesoramiento que desees, bajo la premisa “Amar, Servir, Cuidar”. Pero la decisión de tomar el control de tu vida es enteramente tuya, pues iniciar un trayecto vital irreversible requiere tu irrevocable e íntima convicción que mereces gozar del bienestar inherente a una nueva vida más sana.

¡Sonríe, agradece y abraza tu inminente nuevo yo!

 

¡Gracias por leerme y hasta pronto!

¡Bríndate, de corazón, el máximo acceso a tu sabiduría interior y a tu poder para crear salud

 

 

 

cristinaplanasCristina Plana Bach Telf: 0034 609 219 887

Tu inefable ahora

 

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.