Los infartos en mujeres presentan diferentes síntomas y diferentes secuelas que en los hombres. A menudo son incluso más graves. También sucede que las mujeres tienden a ir a la consulta más tarde, dificultando así una mejor recuperación. Mediante este artículo puedes identificar mejor los síntomas de infarto y tomar conciencia de su importancia.  
El infarto de miocardio no sólo origina síntomas atípicos en la mayoría de las mujeres infartadas, sino que, además, en ellas las secuelas son más severas.
De acuerdo con Juan Verdejo, director de enseñanza del Instituto Nacional de Cardiología, las mujeres que sufrieron un infarto reingresan más al hospital que los hombres debido a un descontrol de la insuficiencia cardíaca y la incapacidad del corazón para bombear adecuadamente.
 “En el primer año después de un infarto, la media es de dos ingresos por año. En el segundo año aumenta a tres, en el tercero a cuatro. 
Causas. 
El especialista explica que esta situación se debe a que, a diferencia de los varones, las mujeres no desarrollaron “circulación colateral” una de las causas por las que presentan síntomas distintos. 
Detalla que los hombres suelen presentar más problemas de arteroesclerosis, la oclusión de las arterias por coágulos de colesterol que las mujeres debido a que ellas están protegidas por las hormonas femeninas.
Cuando se tapa de manera progresiva una arteria, el organismo se defiende formado nuevas arterias. 
“Cuando han tenido un problema de manera crónica, los varones tienen tiempo para que se vaya formando esa circulación colateral”.
La mujer, por la  protección hormonal, no ha tenido tiempo suficiente de formar esa circulación colateral y cuando disminuye la producción de hormonas por la menopausia, su organismo tampoco tiene tiempo suficiente para formar esos vasos nuevos. 
“Por esa misma razón, si se llega a tapar (la arteria), el daño es mucho mayor, los síntomas son diferentes y las complicaciones mayores”, aclara.
En caso de infarto, la mayoría de hombres experimenta opresión en el pecho, dolor en brazo y mandíbula, mientras que en ellas, la mayoría presenta dificultad para respirar, cansancio, náuseas y vómito y sudoración.
Esto también tiene que ver con el grosor de sus arterias, pues son más delgadas que las de ellas.
Dijo que con la protección de las hormonas se da un desfase de aproximadamente 10 años en la presentación de enfermedades cardiovasculares entre hombres y mujeres.
“Los varones los presentan entre los 40 y 50 años, mientras que las mujeres entre los 50 y 60 años, porque alrededor de los 45 se presenta la menopausia y se pierde el factor protector”.
Por otra parte, Francisco Javier León Hernández, vicepresidente de la Asociación Nacional de Cardiólogos de México, puntualiza que la menopausia es un estado inflamatorio sistémico. “Se eleva la presión arterial y todo esto se conjunta para tener un terreno fértil. Estos factores además colaboran en aumentar las complicaciones”, indica.
Ana Elena Ancona, tesorera de la iniciativa por el Corazón de la Mujer, de esta asociación, menciona que en las mujeres se retrasa más el diagnóstico y tratamiento porque acuden siempre más tarde que los hombres y tienen un umbral más alto de dolor.
Señales distintas.
Se calcula que anualmente se registran un millón de infartos en el País. Los síntomas son diferentes según el sexo. 
 Ellas:
-Dificultad para respirar.
-Cansancio.
-Náuseas.
-Vomito
-Sudoración.
Ellos:
-Sensación dolorosa de opresión en el pecho.
-Dolor en brazo izquierdo y mandíbula.
-Dificultad para respirar. 
-Sudoración.