El amor no tiene edad, cualquier edad es buena para enamorarse.

El amor llega cuando menos lo esperas, a veces donde menos te lo puedes imaginar, de sopetón, sin avisar. Es importante y crucial estar abiertos a encontrarlo.

En mi consulta y mis cursos me preguntan muchas veces cosas como estas:

“¿Crees que es posible a mis años encontrar pareja? y ellas mismas se responden; dudo que a mis años me pueda volver a enamorar de alguien, pero menos aun que se enamoren de mí…

Cuidado con esas creencias que sin duda serán obstáculos para que se cumpla tus deseos.

Si tienes 50 o más, y te gusta la idea de encontrar un amor piensa que ese sentimiento de inseguridad y miedo no es solo de las mujeres, los hombres también se sienten inseguros cuando se trata de conocer e intimar con una mujer.

La edad no es el impedimento, son los pensamientos que tienes respecto a despertar interés en alguien sobre tus encantos, si leíste bien “encantos”. Tú tienes como cada persona unas cualidades que te hacen ser encantadora de forma única, tu belleza va más allá de los años que tengas, hay gente joven muy guapa, que están apagadas, sin brillo, es una belleza muerta. Hay otras personas de 50 años y más, que se cuidan, están llenas de vitalidad, alegría, creatividad, parecen mucho más joven, son personas maduras que viven sus vidas con coherencia y buen gusto, saben lo que quieren, cómo y con quien.

Enamorarse con los pies en la tierra y ser realista es un buen seguro para no sufrir por amor.

Tienes que saber que hay cosas que no son negociables y menos a estas edades. Sufrir por amor NO gracias, cargas ajenas NO gracias, mendigar la atención, NO gracias, dejar de ser tu misma, rotundamente NO.

Querida amiga no te rindas ni te desanimes, ni tampoco te obsesiones con encontrar a la persona ideal, Cupido te puede sorprender en cualquier momento y lugar. Estate abierta al amor, mientras disfrutas de la vida, viaja, apúntate algún curso que te interese, diviértete, haz cosas que te gusten y te hagan vibrar, sal con amigos/as interesantes, conoce gente nueva.

Lo primero que tienes que hacer cuando conozcas a alguien que te atraiga, es hacerte estas preguntas:

  • ¿Me atrae como persona?
  • ¿Me da paz su compañía?
  • ¿Me inspira algún hábito o actitud de esta persona?
  • ¿Me alegra estar con él?
  • ¿Crees que tenéis caracteres compatibles?
  • ¿Hay química?
  • ¿Me enriquece su compañía?
  • ¿Me veo compartiendo mi vida con él?

Si la atracción prospera y la relación continua:

Antes de formalizar la relación te sugiero que consideres con lupa sus hábitos y costumbres para vivir en pareja:

  • Si te encanta quedarte en casa, y a él le gusta salir por las noches
  • Si tienes alergia a los gatos y él tiene tres en su casa
  • Si a ti te gusta el yoga y a él le gusta el boxeo
  • Si no soportas el tabaco y él fuma
  • Si el fin de semana te gusta pasarlo en familia y a él a solas contigo
  • Si te gusta madrugar y a él dormir hasta las tantas
  • Si le gusta navegar y a ti te da pánico el agua
  • Si tú eres católica practicante y él no es creyente
  • Si tienes una vida próspera y él está en paro indefinido
  • Si a él no le importa que tu pagues sus gastos
  • Si eres una madraza y él a sus hijos no los cuida…

¡Si es sí, adelante!!! No tienes nada que perder y mucho que ganar

¿Quién sabe, si es el amor de tu vida? La vida es muy breve, y además una sorpresa constante, vive cada instante como si fuera el ultimo.

Es cierto, que cuando uno se enamora, siente el poder de la atracción y las mariposas rebotando alrededor, la mayoría de veces es difícil pensar con claridad, pero cuando ya tienes cierta edad, has vivido de todo en tu vida y has pasado por situaciones difíciles, hacer sacrificios por no estar sola es absurdo además es más difícil que con veinte años, y creo que esto es genial. Si sientes algo por alguien, esa persona tiene que sumar en tu vida, ser fácil estar juntos y ser muy compatible uno con el otro.

Si hay algo que no te gusta, no fantasees con que cambiará, la gente con sus hábitos y costumbres incorporados desde hace años, no cambia fácilmente.

O te suma y te hace feliz ya, y ves que cada día es aún mejor, o no sigas. Lo ideal es que seamos compatibles en un 60 o 70%, y que siempre haya respeto y comprensión, y todo lo que da uno sea reciproco, y sobre todo ganas de aprender a amarse, que sume fácilmente cada uno a la vida del otro.

Cuando las personas encajan es fácil, es una maravilla, si esto sucede después de los 50 es como un súper premio que te regala la vida.

Es una verdadera suerte encontrarse con alguien que despierte pasiones en ti y que además los dos queráis ser cómplices del otro.

Para ello lo importante es que primero estés enamorada de ti, el otro puede en un momento del camino irse o quedarse, pero tú estarás siempre contigo.

Madhu Román

Fundadora de la escuela Namasté · Terapeuta sexual y de pareja
Asesora y mediadora familiar · Maestra de Tantra
Coach · Renacedora · Consteladora familiar
Profesora de Yoga y Masaje Tántrico · Maestra de Reiki
Conferenciante
Escritora. Autora de los libros:
“La pareja, Un viaje mágico” y
“Amores que unen & Amores que Matan”