Gloria

Gloria

2016-12-12T13:46:09+00:00 marzo 21st, 2014|

“ella y el abanico” me ha dado la oportunidad de compartir con vosotras no mi opinión crítica sobre una película, que también, si no la de hablar de esas mujeres “de película” ,de esas protagonistas que son algo más que un mero florero, la señora, novia o hermana , o la que da la réplica al protagonista. “Gloria” es una de esas mujeres.  Dirigida por Sebastian Leilo y escrita por Gonzalo Maza,  el público del Festival de Berlín quedó prendado de la cinta protagonizada por Paulina García, y la crítica no fue menos. La película recibió una de las mayores ovaciones que se recuerdan en la sección oficial… El Festival de Berlín (2013) represento el inicio de una imparable carrera de premios que llego a los Oscar… simplemente porque Gloria consigue algo muy simple, y a la vez muy complicado: conectar con el público. Gloria se parece mucho a cualquiera de nosotras, tiene 58 años, se separa, trabaja, sus hijos son mayores y ya no la necesitan … pero no tiene ganas de tirar la toalla. Gloria se esfuerza en salir, en ir a bailar, en conocer gente más allá de sus compañeros de trabajo, de los amigos de toda la vida. Conoce a Rodolfo y vuelve a enamorarse… se aferra a esta relación con esa sensación “tan reconocible” de que  puede ser la última… sin querer ver la realidad, sin querer ver que este hombre sigue dependiendo de su mujer y de sus hijas. De que ese hombre sigue atado a todas las convenciones de las que ella está intentando deshacerse. Y Gloria se queda sola, otra vez. Y se desespera,  llora y cree, como creemos todas, que la vida se ha acabado para ella. Que ha sido su última oportunidad. (Gloria fumándose un “porro”,  experimentando para olvidar, es una de las secuencias más impagables de la película) Se ha estrellado una vez más con la realidad, pero una vez ha llorado, pataleado, se ha compadecido de si misma (actitud por otro lado completamente legítima) vuelve a no tirar la toalla. Gloria sonríe y al ritmo Umberto Tozzi, vuelve a mirarse al espejo, a pintarse los labios, a sentirse atractiva, a echarse a la calle sin miedo. A dejarse sorprender por la vida. Señoras, no os perdáis esta lección de optimismo, nada mojigata, adulta, de la que todas tendríamos que aprender. Gloria se parece mucho a cualquiera de  nosotras. Marta FiguerasMarta Figueras Productora de cine. Delegada de CIMA -Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales-

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.