Algunos mitos sobre el sexo y la menopausia
            El sexo termina en la menopausia
Tienes que ser joven y hermosa para disfrutar del sexo
La menopausia y el envejecimiento siempre reduce el deseo sexual o la frecuencia de la
actividad  sexual
Hay una frecuencia “normal” del sexo
La experiencia sexual satisfactoria es sólo a través del contacto genital y coito

 

De hecho, muchas mujeres se vuelven más activas sexualmente en la menopausia porque ya no tienen que preocuparse por quedarse embarazadas  Advertencia: Una mujer en la fase de transición puede quedarse embarazada. El uso de un método anticonceptivo sigue siendo importante hasta la menopausia completa.

Sin embargo, hay algunos cambios hormonales y físicos que pueden contribuir a la experiencia sexual de una mujer.

La caída en los niveles de estrógeno en la época de la menopausia puede causar adelgazamiento del tejido vaginal y una reducción de la elasticidad y lubricación vaginal.  El pH de la vagina baja, resulta más alcalino y puede llegar a ser más propensa a infecciones o irritación. Un bajo nivel de estrógeno también puede reducir la sensibilidad de la piel al tacto, incluso en el área genital y periclitoral. Sin embargo, hay muchas mujeres que no se dan cuenta de estos cambios en su transición a la menopausia.

A medida que envejecen las mujeres, pueden desarrollar unas condiciones médicas que pueden afectar su respuesta sexual, como la diabetes, la presión arterial, antihistamínicos o anti-depresivos que puede afectar la libido. A veces la relajación pélvica, prolapso uterino o la incontinencia puede interferir con las ganas de mantener relaciones o puede provocar molestias. A veces es la pareja que tiene una discapacidad o una condición médica que causa disfunción eréctil. Afortunadamente, muchos de estos hombres pueden usar medicamentos como el Viagra para compensar.

La respuesta sexual femenina es muy compleja y el elemento más importante que influye en ella es el cerebro femenino , no los niveles hormonales. La seguridad emocional, el bienestar, y la comunicación de la mujer con su pareja es importante. Obviamente la depresión, el estrés, así como la falta de sueño interfiere con esto también.

Los cuatro tipos de disfunción sexual femenina son:

Trastorno del deseo sexual hipoactivo: Esta es la disfunción más común en las mujeres y se refiere a la falta de deseo o libido. Sin embargo, muchas mujeres con una falta de deseo son capaces de responder a un avance sexual por su pareja y son capaces de disfrutar del sexo y alcanzar el orgasmo. Muchas mujeres tienen la libido baja, de forma natural. Un bajo deseo sexual sólo se convierte en un problema si la mujer o su pareja lo perciben como un problema.  Existen formulas de diagnostico y los tratamientos incluyen terapia con testosterona en forma de cremas o parches. Otros tratamientos, tal vez menos eficaces, pero también con menos efectos secundarios, son la DHEA, así como la Maca Andina. Por favor refiérase a la sección de la CAM para más detalles.

La falta de excitación / Reducción de respuesta sexual: Esto se refiere a la falta de excitación en una mujer que tiene deseo sexual. Esto puede ser debido al uso de medicación o la falta de lubricación vaginal. La medicación puede ser reducida o modificada, si es posible. Terapia vaginal con estrógenos y lubricantes vaginales pueden ser beneficiosos. Estrógenos sistémicos pueden mejorar la sensibilidad de las terminaciones nerviosas en la zona genital.

La dispareunia o dolor en las relaciones sexuales : Esto es generalmente debido a los efectos de la falta de estrógeno en la entrada y en el interior de la vagina o rara vez las consecuencias de una cirugía vaginal. Los tejidos se vuelven más delgados, menos elásticos y lubrican menos. Esto se conoce como atrofia vaginal. Causa dolor y molestias durante las relaciones sexuales. Es fácilmente tratado con pequeñas dosis de estrógeno en  forma de cremas o comprimidos vaginales, así como lubricantes.

 Anorgasmia : Esta es la falta de clímax u orgasmo durante las relaciones sexuales a pesar de una excitación adecuada. Aunque un orgasmo no es absolutamente necesario para la satisfacción sexual, muchas mujeres y sus parejas se angustian por esto. La terapia con testosterona, en forma de parches, ha demostrado ser útil.

Las mujeres que tienen una disfunción sexual persistente que les causa angustia o que interfiera en su relación con su pareja debe buscar ayuda profesional.

Dra. Leila Onbargi 25Dra. Leila Catherine Onbargi

Especialista en Obstetricia y Ginecología
American Board Certified
Miembro ACOG (American College of Obstetrics and Gynecology)
Certified NAMS Practitioner
(especialista certificada por el NAMS-(North American Menopause Society) en el tratamiento de la mujer menopausica
Miembro SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia)
Miembro AEEM (Asociación Española por el Estudio de la Menopausia)