La menopausia un nuevo comienzoGran parte de la vida de una mujer se articula alrededor de su ciclo menstrual; la llegada de la primera menstruación, el embarazo y el parto, y la menopausia son períodos muy importantes en el cuerpo y en la mente femenina. El flujo menstrual conecta a la mujer con la energía de la tierra; de hecho las mujeres nos regulamos siguiendo los ciclos de la naturaleza como ocurre con los cambios de estación, con los flujos de las mareas e incluso con las fases lunares.

Fuente: Crearte Magazine

El cuerpo de la mujer se prepara cada mes para el nacimiento de otro ser y esto, aunque sea únicamente simbólico, afecta a su estado de ánimo y a su comportamiento. Muchas mujeres se sienten más creativas y extrovertidas antes de la ovulación, son más “fértiles” en todos los terrenos, durante la ovulación son muy receptivas al mundo exterior y después de la ovulación, con la menstruación, entran en una fase de mayor introspección en la que necesitan descansar y estar solas.

Siguiendo este ciclo suelen definirse seis etapas típicas: La infancia, la pubertad, la adolescencia, la juventud, la mujer adulta, la madurez y la senectud. De la pubertad a la adolescencia se producen cambios hormonales que generan transformaciones profundas y difíciles. Existe, además, otro fuerte cambio que se produce en la etapa de la madurez: la menopausia. Durante mucho tiempo, esta etapa de la mujer ha sido entendida como un deterioro físico e, incluso, una enfermedad, pero si tenemos en cuenta que actualmente una mujer puede vivir unos cuarenta años más tras su menopausia, tomaremos consciencia de que le queda un largo camino por recorrer. Por lo tanto, es un momento decisivo en la mujer para reflexionar sobre qué ha hecho y qué quiere hacer o qué no ha hecho todavía y qué no quiere volver a hacer. Se trata de una etapa valiente en la que habitualmente la mujer empieza a mostrarse realmente como es. En muchas culturas tribales estas mujeres son las chamanes sabias que guían a la tribu.

El potencial de la mujer en esta etapa es enorme, sin embargo muchas no se sienten para nada con ese poder, sino que sus creencias limitantes las llevan a perderse un momento único y muy especial de su vida. Hijos que abandonan el nido familiar, parejas que triunfan profesionalmente mientras ellas han dejado atrás su carrera por la familia, cambios físicos y hormonales.

Lo primero que necesitamos, es ser conscientes de que este es un cambio natural que se va a producir de una forma gradual. Conviene conocer los posibles síntomas, tanto físicos como psíquicos, que pueden aparecer y estar preparadas para aceptarlos y remediarlos. El descenso del nivel de estrógenos (hormonas femeninas) produce consecuencias en muchas funciones del organismo femenino. Actúan sobre el metabolismo óseo (osteoporosis) y sobre la salud de los cartílagos (dolores en las articulaciones), también sobre la líbido, el colágeno (elasticidad de la piel) y la distribución de la grasa corporal. Los dolores constantes, la incomodidad de los ya conocidos sofocos y el insomnio, generan irritabilidad y mal humor. Que los estrógenos hayan descendido es un hecho físico incuestionable pero que nosotras somos libres de decidir con qué actitud decidimos enfrentarnos a esta situación es, sin lugar a dudas, otro hecho claro.

Numerosos estudios demuestran que habitualmente son los componentes emocionales los que tienen más peso en este proceso de cambio. El coaching puede ayudar a la mujer a aceptar todos estos cambios y a afrontarlos con sentido del humor, con visión de futuro y esperanza.

Con estas mujeres sabias y maravillosas que se encuentran sumergidas en un maremágnum emocional y hormonal, que se sienten algo perdidas y angustiadas, suelo realizar el ejercicio del Mandala de Futuro.
Mandala es una palabra de origen sánscrito que significa “círculo sagrado”. Los budistas tibetanos los utilizan para meditar mientras lo construyen laboriosamente, concentrándose en su diseño, que emplea formas simbólicas universales. El Mándala les permite tomar contacto con lo espiritual para adquirir conciencia de si mismos. El coaching, se inspira en la concepción de que el círculo sagrado del Mandala represente nuestro propio ser y lo utiliza para diseñar nuestra visión ideal de futuro.

Para realizar tu Mandala debes situarte en ese futuro cercano (entre dos y cinco años aproximadamente). Situarse, significa realizar el esfuerzo imaginativo de viajar en el tiempo y verte a ti misma pasados esos años, ¿Qué haces? ¿Con quién te relacionas? ¿Cómo te comportas? ¿Qué aspecto tienes? ¿Qué sientes?…

Cuenta la leyenda que el poderoso mago Merlín, cuidó y educó al pequeño Arturo para convertirlo en el futuro Rey de Camelot. Un día Arturo comunicó su duda de que algún día pudiera llegar a ser Rey. El mago le dijo “Sí lo serás, porque yo he estado allí, en el futuro, y te he visto como el Rey de Camelot”. Te propongo que por unos instantes seas el Mago Merlín y viajes a tu futuro. Cierra los ojos, respira profundamente durante 15 minutos y prepárate para diseñar tu visión personal de ese futuro. Piensa en lo deseado-fantástico, no en lo posible-práctico.

El Mandala será un círculo con cuatro cuadrantes como puede verse en la imagen. Cada cuadrante tiene un significado: 1: Visión Futuro; 2: Aprendizaje; 3: Lastres soltados; 4: Energía

Sólo necesitas unos pocos elementos para elaborar tu Mandala. Una cartulina grande de un color que te agrade, numerosas revistas de distintos temas, pegamento, tijeras y 1 hora libre sin interrupciones en un espacio tranquilo y privado.

Ahora, situada en ese futuro ideal, selecciona fotos que te inspiren, sin pensar demasiado; escógelas impulsivamente. Puedes ponerte una música de fondo que te guste mientras realizas el ejercicio. Dibuja en tu cartulina un círculo grande con cuatro cuadrantes. Recorta esas fotos seleccionadas y pégalas en el cuadrante que consideres oportuno, hasta llenarlo totalmente. Ten cuidado de no escribir palabras, ni escoger imágenes con palabras; se trata de proyectar desde el inconsciente, sin la influencia racional del lenguaje. Sólo al final, cuando hayas terminado de pegar tus fotos, puedes escribir o recortar un lema en el centro.

Cuando hayas finalizado tu Mandala, obsérvalo detenidamente y explícate cada foto, ¿qué significa para ti? ¿qué te sorprende? ¿qué has descubierto? Esta seria la parte en que un coach te acompañaría realizando preguntas poderosas que te hicieran reflexionar. El cuadrante de la energía te avisa de cuáles son tus recursos, ¡búscalos y poténcialos!, no pierdas esa imagen del futuro ideal que quieres construir para ti (cuelga tu Mandala en lugar visible para ti) y elabora un plan de acción para empezar a aprender todo lo que necesitas y a soltar todo lo que no te hace falta.