ObesidadBasándose en un estudio de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia, el Dr Máximo Ravenna explicó que una de cada cuatro mujeres en edad menopáusica presenta problemas de obesidad.

Fuente : Informe 21

Cuando una mujer entra en esta etapa, su masa corporal aumenta aproximadamente un 17%.

Para el psicoterapeuta argentino «las causas de este problema se basan en ciertos casos en la reducción de estrógenos que ocasiona modificaciones en la distribución de la grasa corporal, y, en otros, se vinculan a la edad, que lleva a un aumento de la ingesta de alimentos y a una disminución del gasto energético».

«Existen estudios que indican que una respuesta alfa adrenérgica baja como la que se produce durante la menopausia puede contribuir a la obesidad. Asimismo, el hipoestrogenismo se ha asociado también con una disminución de la leptina, la molécula que informa al cerebro de la magnitud de las reservas energéticas, y con la alteración de la colecistoquinia (molécula que regula el apetito) y de los niveles de galanina (estimulante de la ingesta de grasas)», señaló.

Para Ravenna, coexisten, además, otros factores genéticos y socioeconómicos que favorecen el desarrollo de la obesidad en la menopausia, como por ejemplo la historia menstrual, la edad temprana del primer embarazo, periodos de lactancia cortos, ganancia de peso excesiva en los embarazos o el hecho de vivir sola.

Hace algunos meses, el titular del Centro terapéutico elegido por los famosos había anticipado que el sobrepeso y la obesidad adelantan los procesos de menarca y menopausia. De este modo, el adelantamiento del período de menstruación (menarca) y el final del mismo (menopausia) aparecen en su origen vinculados con un aumento en el índice de masa corporal.

En este sentido, Ravenna destaca que la grasa actúa directamente sobre la menarca e indirectamente sobre la menopausia, y la diferenciación entre las consecuencias sobre ambas radica en que la obesidad sí influye sobre las hormonas anticipando la menstruación, y es luego todo el proceso de lucha contra la obesidad el que debilita, a la larga, el organismo en general, favoreciendo el final del período fértil en las mujeres, y cerrando el circuito, a su vez, la menopausia originando una mayor propensión al aumento de peso.

Sin embargo, el especialista explica que, pese a estos factores enumerados, prevenir el sobrepeso y la obesidad es posible si se respetan hábitos saludables. Para ello recomienda una alimentación sana y realizar ejercicio físico.

«Una dieta equilibrada, evitando la ingesta de grasas animales y aumentando el consumo de verduras, lácteos y fruta, sumado a la práctica habitual de deporte es el secreto para lograr el objetivo», explicó Ravenna.