La menopausia natural se define como el cese permanente de la regla. Es un diagnóstico “a posteriori” puesto que se precisan 12 meses sin regla. En España, la edad media de la menopausia está alrededor de los 51 años. La falta de reglas es consecuencia directa de la disminución casi completa de la función ovárica.

La menopausia natural alrededor de los 50 años no se considera una enfermedad puesto que se produce en todas las mujeres y muchas de ellas no pierden calidad de vida por el simple hecho de no tener reglas, por lo tanto, en muchos casos, no precisa tratamiento. Pero la menopausia que se produce antes de los 40 años sí se considera una enfermedad (fallo ovárico prematuro) y requiere tratamiento hormonal hasta aproximadamente los 50 años en la mayoría de las mujeres.

La menopausia no se produce bruscamente, la transición hacia la menopausia, conocida como pre-menopausia, incluye hasta 5 años antes de la menopausia. En estos años muchas mujeres ya tiene sintomatología que con frecuencia les inquieta y les cuesta interpretar correctamente: Irregularidades menstruales, sofocos, cambios inesperados en su estado de ánimo, depresión, alteraciones del sueño, etc. Para estas y otras molestias sí disponemos de numerosas opciones terapéuticas eficaces y con escasos efectos secundarios. Todo este cortejo sintomático es un buen motivo de consulta con su ginecólogo.

El “síntoma estrella” de la transición menopáusica y de los primeros años de la menopausia son los sofocos. Hasta el 80% de las mujeres padecen sofocos con mayor o menor intensidad. En la gran mayoría de los caso estos sofocos desaparecen con o sin tratamiento en unos 4 años pero también sabemos que hasta el 10% de las mujeres siguen teniendo sofocos a los 70 años. Cuando los sofocos son nocturnos suelen ir acompañado de sudoración importante y despiertan a la mujer varias veces en la noche pudiendo ocasionar otros problemas: cansancio, irritabilidad, dificultad para concentrase etc.

El sangrado menstrual anormal y el control de la fertilidad en la pre-menopausia son situaciones muy frecuentes que en la mayoría de los casos se manejan satisfactoriamente con cómodas pautas de tratamiento hormonal

El déficit hormonal por agotamiento de la función del ovario no solo produce estos y otros síntomas , que puede ser más o menos graves, sino que también tiene consecuencias, bien establecidas, para la salud de la mujer a largo plazo: Pérdida de masa ósea (aumento de riesgo de factura) y aumento del riesgo cardiovascular.

La gran mayoría de los síntomas comentados se trata con tratamiento hormonal de la menopausia (THM). El principal objetivo del THM es aliviar los síntomas que se producen en esta etapa de la vida de la mujer.

Las mujeres con sintomatología, como los sofocos, requieren THM sistémico, por via oral o transdérmica (parches, vaporizadores, cremas) pero si el problema es local (atrofia vulvo- vagina, dispareunia) deben tratarse solo con dosis bajas de estrógenos vaginales.

En nuestro país hay una clara infrautilización del THM. Esto se debe a la percepción social de que este tratamiento tiene demasiados riesgos. Esta percepción no se corresponde con la evidencia científica actual. El THM se aconseja en la sintomatología menopáusica, salvo contraindicaciones, por su altísima eficacia, a las dosis mínimas y durante el tiempo que sea necesario. Debemos destacar que no existe un tratamiento hormonal único para todas la mujeres, más bien a cada mujer se le aconseja una pauta concreta, con la dosis adecuada a su situación, por la vía más apropiada y durante el tiempo que lo necesite, debiendo ajustar el tratamiento en función de la respuesta clínica. Se trataría de personalizar el tratamiento haciéndole a cada mujer “un traje a su medida”.

Si la mujer no desea THM o este estuviera contraindicado, existen alternativas no hormonales que pueden ser una buena opción.

EL Dr. Antonio Estévez nos ampliará la información en su conferencia “Menopausia, una etapa natural en la vida de la mujer “viernes 9 de Noviembre durante el XII FORUM MUJER Y MENOPAUSIA de SEVILLA.

 

Dr. Antonio Estévez

Ginecólogo