Norma LeandroResulta interesante analizar cómo las sociedades organizan la vida y sus diferentes etapas, a veces desconociendo, otras resaltando sus distintos momentos. De acuerdo a esto, cada período adquiere una importancia o un silenciamiento específico y singular.
El cine, recurso expresivo y pantalla de proyección del imaginario social, a lo largo de su desarrollo nos ha dado cuenta de modelos culturales que expresan maneras de ser en el mundo, representativos de cada tiempo.
Adriana Mendoza y Sandra Furelos  impartirán este taller el 11 de Agosto en el Fórum Mujer y Menopausia de Buenos Aires

Cada cultura define una forma de ser en el mundo, que prescribe modelos para habitar o desconocer la infancia, la adolescencia, la adultez o la vejez y modos de comportamiento que determinan el ser mujer, el ser varón, el ser niño, el ser viejo, en definitiva, el ser en cualquiera de sus formas.

Desde esta mirada, el hombre es un sujeto que se construye en una relación dialéctica con el medio y con los otros, fundamentalmente y en principio en el vínculo de sostén con su madre.

Esta visión social no es ingenua y por lo tanto, se constituye en configuradora de identidad de los sujetos, posibilitando su desarrollo pero también frustrándolo e impondiendole limitaciones.

El rol de la mujer no escapa a esta realidad por lo que resulta muy interesante observar los modelos y prototipos que surgen del arte cinematográfico dando cuenta de   pensamientos y representaciones sociales en períodos determinados.

El cine se convierte en un instrumento relevante para poder pensarnos y distinguir, desde una perspectiva crítica, aquellos mandatos sociales que bloquean el curso auténtico, pleno y vital de nuestro “ser mujer en el mundo”.

En consonancia con estas ideas, el taller  tiene como objetivo primordial brindar a las asistentes un espacio de análisis de los mitos y mandatos circulantes en el cine y por lo tanto en nuestra sociedad, a fin de promover en ellas un contacto genuino con sus propios deseos y realizaciones, levantando las barreras del malestar que toda cultura produce y que pone freno a las auténticas y legítimas expresiones.

adriana mendozaAdriana Mendoza

Consultora psicológica