Hablamos de señoras, por la página que nos ocupa, pero me consta que también hay señores desbordados por el calendario y las tecnologías.

Los calendarios que tenemos encima de las mesas ( al menos yo aún tengo alguno), o los que algunos del paleolítico todavía colgamos en las paredes, han cambiado.

A demás de hacerlos más cortos, porque está claro que cada año es más corto, que dura menos y que los meses no son lo que eran…, pues aparte de eso, en vez de las consabidas fotos de tal o cual producto o de lugares paradisíacos, ahora nos regalan frases de ánimo y consignas de “buenrollismo”. Y es que estamos que nos salimos!!

Tu puedes con todo! ( yo no, ni ganas).

Todo lo que deseas se puede cumplir ( deja que me ría).

Y así un sinfín de consignas que lo único que hacen es que tengamos la certeza de que no vamos demasiado bien, si necesitamos que nos animen de esta forma.

Las épocas se han ido sucediendo unas a otras y los cambios con ellas. Como no hemos vivido otra, no podemos comparar, pero la sensación de que todo cambia demasiado rápido, que hagas lo que hagas nunca llegas a tiempo, la tiene mucha gente y lo puedo observar cada día en la consulta y en la vida en general.

Los que pasamos de los 50, hace escasos años éramos gente mayor. Ahora estamos en la flor de la juventud según nos rezan todas las publicidades, y está muy bien porque nos lo creemos casi todos. Y seguro que es así!!!

Amigos que no han hecho deporte en su vida, les da por correr, eso seguro que es bueno, aunque a lo mejor llegan más rápido al mes próximo…no sé.

En fin, que los que fuimos educados por padres de postguerra, de los que no podías dejar nada en el plato sin acabar , con el hambre que se pasaba en Biafra…

muchos están como yo:

Yo, que soy de lo más positivo y optimista, tengo un Iphone 5  que me ha regalado   la compañía en un armario por que no se me ha estropeado el 4 y no le veo la necesidad. Con el 4 ya me pasó, lo tuve un año, y cuando estrené el 4 ya circulaba el 5…… Joderrrr. Hace falta tener tantos números??

Con las redes sociales, me lo tomo de cine. Le monté un sarao al informático por que me puso facebook sin consultar, y ahora lo disfruto y creo que utilizo con discernimiento, lo cual no quiere decir que haya sido fácil y que no te quite un tiempo precioso. Pues nada, ahora me dicen que igual desaparece un día de estos para poner “no se qué” , como pasó con alguna otra red que se escuchaba musica que no recuerdo el nombre.

Esta es otra, pocas carpetas podemos eliminar, pero vamos añadiendo un montón.

Animo a todos que si queremos estar en el siglo XXI y que los demás sepan que aquí estamos, vamos por aquí. Y hay que reconocer que puede llegar a ser apasionante.

Seguramente a la que yo esté a la altura correcta en el 2.0, ya iremos por el 6.0, pero eso sí , con alegría, dignidad y ganas de superacion, que todo No es posible, pero si no lo intentas, seguro que no lo haces. Tengo a dos tíos de más de 80 años que me han pedido amistad por facebook, y esto es fantástico. Por otro lado mi niña, cuando al ordenador en un lapsus lo llamé “máquina de escribir”, se partía de risa y me lo recuerda de vez en cuando….

Mi consuelo es que al menos en mi trabajo, sigo dedicándome a la Medicina Tradicional China, y por mucho que cambiemos, lo seguiremos haciendo a mano( hand made, que es más “cool”).

Así que ánimo con la tecnología del siglo XXI , y si falla, que no nos falte sentido del humor!!!.

Marga legoruburuDra. Margarita de Legorburu

Licenciada en medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona.
Máster en acupuntura por la Fundació Bosch i Gimpera de la Universitat de Barcelona.
Diplomada en acupuntura por las escuelas de Toulouse, Pekín (China) y Colombo (Sri-Lanka).

www.acupuntura-legorburu.com