“El cuerpo de las mujeres ha sido considerado culpable de los males sociales y personales en casi todas las culturas. Los fenómenos fisiológicos como la menstruación han sido tabú para muchos pueblos primitivos. La salud física y mental de las mujeres no ha sido investigada por la medicina androcéntrica. La separación de cuerpo y mente, dando prioridad a la primera, ha considerado como patológico cualquier manifestación de los síntomas en el cuerpo, y se han medicalizado acontecimientos naturales como la menstruación o la menopausia. El malestar de la mujer, fruto de las condiciones de vida y trabajo, sometida al doble o el triple de jornada, se ha querido atribuir a la ansiedad y depresión, sin considerar los efectos que el estrés físico y mental causan en el cuerpo humano. La salud de las mujeres aún permanece INVISIBLE PARA LA MEDICINA, y su cuerpo es objeto de la mercadotecnia cosmética y de la cirugía estética”
Dra Carme Valls Llobet

Hoy en día nos parecen normales cosas que no lo son en absoluto. En concreto, y desde la medicina, están ocurriendo situaciones como estas:

  • el 85% de los psicofármacos (ansiolóticos y antidepresivos) recetados en España se administran a mujeres. El dolor físico y los síntomas que manifiesta una mujer se infravaloran y se la trata mentalmente
  • se invisiviliza la menstruación y se recetan con alegría anticonceptivos hormonales para cualquier dolencia y edad tapando el síntoma
  • se trata de eliminar la menstruación
  • se mitifican los anticonceptivos hormonales sin advertir de sus efectos secundarios
  • se medicaliza e interviene excesivamente en partos normales
  • no se estudia adecuadamente las nuevas enfermedades autoinmunes por exposiciones ambientales que afectan en mayor medida a las mujeres
  • se discrimina a las mujeres en enfermedades coronarias
  • solo el 38% de las investigaciones médicas incluyen a mujeres
  • y muuucho más

Esto es solo parte de lo que que la Dra. Carme Valls Llobet lleva años investigando y denunciando. Especialista en Medicina Interna y Endocrinología, Directora del Programa Mujeres, Salud y Calidad de Vida del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS) de Cataluña y autora de los libros “Mujeres invisibles” y “Mujeres, salud y poder”.

“Hasta los años 90 era muy difícil encontrar trabajos de investigación que incluyeran mujeres. Desde el año 1993, por una directiva que de la Agencia Nacional de Estados Unidos para la Investigación en Salud (NIH) que consiguió la Dra Bernardine Healy cuando fue su directora, al menos en Estados Unidos se acordó que no se concederían subvenciones con dinero público que no incluyeran mujeres en los trabajos de investigación. Empezó un cambio que fue seguido por el esfuerzo de muchas mujeres que han dirigido grandes revistas médicas, como Marcia Angell, que se negaron a publicar trabajos que no incluyeran mujeres en las cohortes de investigación y que no diferenciaran por sexos los resultados. Aunque actualmente solo un 38% de los trabajos de investigación cumplen este requisito, hemos avanzado un tercio después de la nada que teníamos anteriormente. Además, se están incorporando los estudios sobre género y diferencias en algunas facultades de Medicina y enfermería; muy lentamente, demasiado para mi gusto, el estudio de las diferencias en el enfermar entre mujeres y hombres

Recientemente la Dra Valls ha inaugurado el Congreso online Cultiva tu presente que organiza la Editorial Obstare y ha impartido un seminario titulado La patologización del cuerpo femenino.” una mirada crítica sobre cómo se han medicalizado los procesos normales como la menstruación, la menopausia, el embarazo y el nacimiento, así como el papel que juega la mujer en las investigaciones médicas”.

El discurso de la Dra. Valls sorprende e indigna a partes iguales porque por muy “liberadas” que se consideren las mujeres modernas y crean tener mucha información sobre sus cuerpos, han asumido y aceptado incopnscientemente el control externo sobre su cuerpo y su vida.

Actualmente la patologización del cuerpo femenino está ocurriendo de distintas maneras:

  1. no diganosticando bien los verdaderos problemas
  2. intentando prevenir enfermedades mediante fármacos y produciendo otras. Y esto se aplica especialmente a las mujeres desde niñas (vacuna VPH) hasta la menopausia.

Fuente: el blog alternativo