Esta Sopa de quinoa con alcachofas y regalos del océano es la aportación que Gavina, profesora de cocina y especialista en comida vegetariana y afrodisíaca, hace al tema de este mes.
 
La alcachofa es un alimento muy saludable, pues está considerada una medicina natural para el hígado. Es depurativa, regula el tránsito intestinal, disminuye el colesterol y favorece al absorción de calcio, gracias a lo cual previene la osteoporosis. 
 
La palabra alcachofa procede del árabe al-kharshûf, toma su nombre científico (Cynara scolymus) de una joven seducida por Zeus y convertida en diosa,  a la que transformó en alcachofa cuando, cansada del Olimpo, quiso volver con su familia.
 
Ingredientes (para 4-6 personas)
  •  200 gr de quinoa real
  •  3 alcachofas cortadas a láminas finas
  •  2 zanahorias ralladas
  •  1 cebolla cortada a láminas finas
  •  1 cucharada de algas hiziqui
  •  unos pedacitos de alga wakame
  •  1 c/c de miso por comensal
 
Elaboración:
– En una olla con dos litros de agua y sal a punto de ebullición sumergiremos las verduras previamente laminadas. Cuando vuelva a hervir añadiremos las algas y la quinoa real.
 
-Pasados 15-20 minutos, observaremos que la corona de la quinoa se ha desprendido de su centro y flota en la superfície. Es el momento óptimo de retirar la olla del fuego y servir la sopa calentita junto a una cucharadita de miso por comensal.
 
Nota de la autora:
Ligera y remineralizante, esta sopa es ideal para aquellos días que no tenemos prisas y no es el momento de ponernos a cocinar un plato de larga elaboración. Es tan rápida de preparar como exquisita y nutritiva.
Tanto las algas como la quinoa nos aportarán el hierro, calcio y otros minerales que necesita nuestro cuerpo para poder disfrutar de una larga vida de placer.
 
Nota:

– c/c: cucharadita de caf

Receta y fotografía de La cuina de Gavina