Cookiteca celebró hace unos días, en el nuevo espacio culinario que Neus y Silvia han abierto en Sant Cugat, el Tercer Pícnic   organizado por nuestra amiga  Margot  y al que acudieron un grupo numeroso de bloggers dispuestos a compartir,  en medio de un ambiente agradable, los deliciosos platos que cada uno había confeccionado.

La aportación de Las recetas de ella y el abanico al Pícnic de Sant Cugat fueron estas Tejas de almendra, suaves y delicadas y que contribuyen a mejorar la salud de nuestros huesos gracias al calcio que nos aportan las almendras.
Ingredientes (para 20 tejas):
  • 2 claras de huevo
  • 1 pizca de sal
  • 65 g almendra cruda en polvo
  • 10 g almendra cruda picada
  • 10 g maizena
  • 60 g azúcar moreno de caña
  • 1/2 vaina de vainilla
  • 15 g almendra cruda picada
Elaboración:
– Encender el horno  a 170º. Cubrir una plancha con una hoja de papel de horno.
– Montar las claras con la pizca de sal para que sean más consistentes.
– Poner en un cuenco la  almendra en polvo y la picada, la maizena y  el azúcar. Rascar con la punta de un cuchillo las semillas de vainilla y añadirlas. Mezclar todos los ingredientes.
–  Incorporar las claras montadas  a la mezcla anterior.
– Coger porciones de masa y ponerlas encima del papel de horno, dándoles forma redonda con ayuda de una cuchara. Esparcir por encima los 15 g de almendra picada.
 – Hornearlas de 8 a 10 minutos, hasta que empiecen a coger color. Sacarlas rápidamente del horno, y darles forma de teja con la ayuda de un rodillo de cocina. Dejarlas enfriar.
– Encender el horno a 80º . Extender las tejas sobre una rejilla y dejarlas hasta que estén doradas y crujientes.
Notas:
– Para darles la forma de tejas deben estar calientes. Si se rompen, es que ya han empezado a enfriarse. Para evitarlo, debemos  ponerlas de nuevo en el horno caliente durante 1 minuto.
– Una vez frías, se guardan en una caja metálica y se mantendrán crujientes durante varios días.
– Estas tejas son aptas para dietas sin gluten.

Si os habéis fijado en la fotografía, habréis visto que unas galletas tan sencillas como estas Tejas de almendra  pueden convertirse, gracias a una bonita presentación, en el mejor de los regalos navideños.