[rev_slider ban_afa_top] Mis queridas lectoras, hoy voy a hacer una reflexión en voz alta acerca de estos días navideños….. Sería poco el espacio, además que sería un tanto aburrido hablarles de los orígenes pre-cristianos de estas fechas. Lo que sí es bueno tener en cuenta es la proximidad del 25 de diciembre con el 21 del mismo mes que es cuando se celebró desde muchos siglos a.C., el día más corto del año conocido como el Solsticio de Invierno. El sincretismo de todas las culturas cuyo calendario coincide con la estación de invierno, han implantado sus símbolos paganos o cristianos, germanos o protestantes con el motivo del nacimiento y de la luz. El día más corto es también la noche más larga, por lo tanto en ese y en los otros días de ésta época del año necesitas toda la luz que puedas conseguir. Recuerda que las endorfinas se alimentan de luz para garantizar tu buen humor, tu alegría, aliviar las penas que en el invierno suelen ser aún más penosas, en realidad lo que garantizan es tu estado de bienestar, de hecho la llaman la hormona de la felicidad! Pues no por nada llenamos de luz todo lo que podamos, es allí donde hunden su razón las lucecitas de Navidad, así que llena de luz toda tu casa. Luego la tradición de los dulces, y el chocolate el que más, también sirve a este fin, el de la endorfina! Así que comparte sabrosas tortas de cacao, bebe y prepara deliciosas bebidas con esta ambrosía de los dioses, reparte dulces y dale un gustito al cuerpo que una vez al año no hace daño. Como dice Woody Allen la vida es tragicómica, pero el porcentaje de risa o de llanto se lo pones tú. Sabemos de antemano que son una de cal y otra de arena y también sabemos que el invierno es frio y oscuro, la Navidad, pues, es la maravillosa oportunidad que nos brinda la cultura y más la Nueva Cultura (la que estamos haciendo) para ponerle guirnaldas a la casa, encender velas, reunir amigos; los nuevos y los viejos. Luces hasta en el baño! adornos rojos como la pasión , dorados como el oro y la abundancia, verdes como la esperanza misma. Saludables y sabrosos dulces (pooor favor no sigas comprando dulces industrializados!!!) que comidos en compañía son aún más dulces. Además traemos la naturaleza y el verde a casa poniendo el árbol o la flor de Navidad, todo eso como ritual que nos anuncia que después de la oscuridad llega un nuevo día, un nuevo amanecer, un nuevo año, una nueva estación y por qué no una nueva Mujer? esa que nace a partir de la Menopausia!  Celebremos con esa imagen y démosle un sentido más espiritual a esta Natividad! HORTENSIA CARRERHortensia Carrer Psicoterapeuta y analista jungiana.

www.hortensiacarrer.com