¿Por qué cuando nos apetece una crema casi siempre decidimos hacerla de calabacín, o de calabaza, cuando podemos comer una crema distinta cada día? Desde nuestra cocina os hemos presentado un sinfín de cremas preparadas con diversidad de verduras e ingredientes, y hoy no va a ser una excepción.

El ingrediente estrella de hoy es el apio nabo, una hortaliza que destaca -entre otras cosas- por su aportación de vitamina K, que ayuda a la absorción del calcio y, en consecuencia, a prevenir la descalcificación ósea. Es rica también en vitamina C y B6, que intervienen en la detoxificación del hígado, y en potasio, indispensable para evitar la hipertensión arterial.

Podemos utilizarlo como sustituto de la patata cuando queramos seguir una dieta de control de peso, ya que es muy bajo en carbohidratos.

Ingredientes:

  • 1 l agua mineral
  • 250 g puerro (solo la parte blanca)*
  • 250 g patata*
  • 150 g apio nabo*
  • 150 g lomo de bacalao (sin piel ni espinas) desalado
  • 30 ml aceite oliva virgen extra, sal marina, pimienta negra, trufa negra

Elaboración:

– Pelar y cortar las verduras en trozos pequeños. Calentar el agua en una olla. Cuando empiece a hervir, colocar el accesorio de cocer al vapor y poner dentro el puerro. Tapar y cocer 15 minutos. Añadir entonces la patata y el apio nabo y cocer 15 minutos más. Añadir el lomo de bacalao troceado y cocer todos los ingredientes 5 minutos más.
– Poner  las verduras y el bacalao en un bol grande, junto con 200 ml del agua de cocer al vapor. Condimentamos con sal y pimienta negra recién molida. Con un buen brazo eléctrico, triturar todo a máxima potencia. Añadir el aceite y emulsionar hasta que quede una crema suave.
– Servir caliente y espolvorear por encima un poco de trufa negra rallada.

Nota:

– Todos los ingredientes marcados con (*) son procedentes de la agricultura ecológica.

Esperamos que esta Crema de porrusalda, apio nabo y bacalao os haya gustado y os animéis a prepararla.